El Movimiento Swinger

Vida liberal

Es muy probable que la práctica de lo que hoy conocemos como Swinger, lleve muchos mas años en nuestro mundo, pero el movimiento en si, conocido como tal, nació en la década del 1950 en Filipinas.

El movimiento Swinger, nace a partir de un juego de militares norteamericanos, que consistía en colocar las llaves de sus habitaciones en un sombrero y por obra del azar, intercambiaban sus parejas.

Imagen de archivo

Origen y practica

Los defensores del movimiento Swinger, sostienen que su origen y practica se basan en que la monogamia sexual es algo impuesto culturalmente, pero no biológicamente. También argumentan que una pareja Swinger es fruto de quienes se animan a contar sus fantasías sexuales y no encuentran rechazo de su compañero o compañera.

El juego de intercambio de parejas no consiste solo en este intercambio, también hay quienes (en muy buena parte de los casos) disfrutan de ver como su pareja goza con otra persona. Y estamos hablando de parejas conformadas, o de novios, que llevan un vínculo sentimental en común.

Los “defensores” de este movimiento consideran que el sexo separado del amor, es totalmente inofensivo y aseguran que en muchas ocasiones la practica del intercambio de parejas, sirve para amalgamar a la propia. Saber que una mujer puede estar con otro hombre y luego mantenga el deseo de tener sexo con su pareja, te hace dar cuenta que el amor y el sexo no siempre van de la mano.

Imagen de archivo

Las reglas de mundo Swinger

Como vimos en otras notas en las que hablamos de Sado y Masoquismo, en el swinger también existen reglas que hay que cumplir, en este caso la ley fundamental es “NO ES NO”, el verdadero espíritu de la practica Swinger está basado en respetar el no del otro.

Otro de los preceptos que se mantiene en los clubes exclusivos para la práctica del movimiento Swinger, es que es un “juego” de parejas y por lo tanto no se permite acudir sin pareja. Siempre el acercamiento será de la pareja y nunca de manera individual.

Personas con mentes muy abiertas

Si bien se puede llegar a pensar que “hay que tener la mente muy abierta” para desarrollar esta practica sexual, desde nuestra posición quitaríamos la palabra “muy” de esa frase, o directamente la modificaríamos, “No hay que tener la mente tan cerrada”. Creemos que se adaptaría mejor.

No debería ser tan difícil entender que no somos dueños del cuerpo de nadie y que nadie es dueño de nuestro cuerpo, más que nosotros mismos. Y tener en cuenta algo que también hemos repetido mucho, para mejorar las practicas sexuales, nada mejor que dialogar. Intentar dejar en claro que es lo que nos gusta y que es lo que no nos gusta.

https://www.veborg.com/ Sex Shop ventas de juguetes eróticos Online, visita nuestra tienda hay una gran variedad de productos eróticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>